jueves, 2 de julio de 2020

Sheepland



Sheepland: una soleada tierra de onduladas praderas verdes, exuberantes bosques y majestuosas montañas. La pacífica gente de la isla Sheepland no quiere más que recorrer la región con sus pequeños rebaños de esponjosas ovejas blancas. Todo marcha de maravilla, ¡hasta que alguien tiene la brillante idea de levantar algunas vallas!

Ahora los pastores deben competir por las tierras más rentables para hacer crecer sus rebaños, conduciendo las ovejas a las tierras de su propiedad¡y vallándolas para que no vaguen despreocupadas y se unan al rebaño de otro pastor! Y luego está esa extraña oveja negra que sigue libre y sin control. Su excepcional lana negra obtendrá un buen precio en el mercado ¡para el pastor que pueda encerrarla! ¿Podrás cercar el mayor rebaño en las mejores tierras y llegar a ser el pastor más rico de Sheepland?

Así se nos presenta este llamativo juego de la mano de Games4gamers.


                         - 1 tablero de juego.
              - 30 losetas de terreno.
            - 6 losetas de terreno iniciales.
            - 60 monedas (dinares en diversos valores).
            - 20 vallas.
            - 12 vallas finales.
            - 1 marcador de jugador inicial.
           - 18 ovejas blancas.
           - 1 oveja negra.
           - 6 pastores de madera (4 colores).
           - 1 dado.








La caja es bastante grande y viene con una cuna. Todos los elementos caben a la perfección.

La preparación de la partida es muy simple. Se colocará el tablero y una oveja en cada región. la oveja negra se colocará en la loseta de la ciudad: Sheepburg. A continuación se repartirá una loseta inicial a cada jugador (se mantendrá en secreto)  y un número de dinares (dependiendo del número de jugadores). Cada jugador elegirá un peón y por turno lo colocará en una ficha del camino. Ya estamos preparados para comenzar la partida.

Los turnos se dividen en dos fases:

FASE 1: Tirar el dado y mover la oveja negra al terreno adyacente al número obtenido. Si no hay ningún camino con ese número la oveja permanece en el mismo terreno.

FASE 2: Puede elegir 3 acciones y realizarlas en cualquier orden. Una de ellas tiene que ser mover al pastor y no se pueden hacer dos acciones seguidas iguales a no ser que mueva el pastor entre ambas.

Acción 1 Mover su pastor; moverá el pastor a una casilla de camino adyacente y pondrá una valla en la casilla que abandona. Si quiere moverse a una casilla que no sea adyacente debe pagar 1 dinar.

Acción 2 Mover una oveja; mover una oveja a una casilla adyacentea la región en la que se encuentre su pastor (también puede mover la oveja negra)

Acción 3 Comprar una loseta de terreno; solo podrá comprar losetas del terreno que esté adyacente a la casilla en la que se encuentre su pastor. El precio se indica en cada loseta

Cuando las vallas 'de día' se acaben finalizará la partida, pero primero hay que acabar la ronda. Es en este momento cuando los jugadores pondrán las vallas finales 'de noche'.

El ganador será el jugador con más dinares. Para ello mirará que regiones posee, contará las ovejas totales en dichas regiones y las multiplicará por el número de losetas que tenga. Ejemplo, si hay 3 ovejas en total en todos los terrenos de bosque y el jugador tiene 3 terrenos de bosque comprados obtendrá 3x3= 9 dinares.





Aunque la mecánica del juego es fácil, la dificultad de las partidas radica en la anticipación. Jugar a Sheepland requiere ir más allá de la jugada actual para intentar obtener el mayor número de ovejas en los terrenos que más nos favorezcan.

También tendremos que intentar ir cercando estos terrenos para que las ovejas no se puedan escapar, ya que de un turno a otro las ovejas han podido moverse bastante porque nuestros adversarios las muevan.

Por lo que nos encontramos con una mecánica sencillita, pero profunda. Tendremos que tomar decisiones a lo largo de la partida que determinarán si somos los ganadores.




La propia estética del juego hace que sea una opción muy familiar. Los meeples con forma de ovejas son de lo más llamativo para los más pequeños (y mayores). Pero que no os engañen estas adorables ovejas, porque como os he dicho antes, es un juego con profundidad.

Lo recomiendo para familias, para que pasen un rato agradable con sus hijos. Fomentará la gestión de recursos y también practicarán las matemáticas. Ya que tendrán una serie de dinares y si quieren comprar tendrán que hacer las cuentas para saber el cambio que tienen que recibir. Y al final de la partida tendrán que sumar todos sus puntos.

Para adultos también tiene su áquel porque es bastante táctico. Me parece una opción muy interesante para aquellos que se están iniciando en el mundo de los juegos de mesa. Es una opción ligera, con partidas bastante cortas que harán que paséis un buen rato.

Aunque el juego tenga una variable para 2 jugadores. después de haberlo probado a 4 se me ha quedado un poco más 'light'. A 4 funciona muy bien, y a 3 no va mal del todo.

Sheeplad es un juego que destaca por lo vistoso que es. Con unas ovejas de madera con un buen tamaño hace que cuando lo ves en mesa te apetezca echar una partida. Es una buena producción.

Dejando la estética a un lado, nos encontramos ante un juego de estrategia. En el que nuestros turno será decisivo, pero también la anticipación juega un papel importante. Tendremos que pensar dónde nos interesa tener los rebaños y la manera de cercar los terrenos para que no se escapen y puntuar. También tendremos que considerar si nos interesa comprar losetas de regiones para puntúar más al final de la partida. Todo esto sin perder de vista a la oveja negra porque... ¡puntúa el doble!

Un juego muy interesante y atractivo para toda la familia y para las personas que se están iniciando en el mundo de los juegos de mesa. Con partidas cortas y turnos rápidos harán que queráis jugar más de una partida para obtener la revancha.

Por to esto le doy un...


Si os gustan los juegos de mesa, animaros a seguir el blog para no perderos ninguna novedad 😉

1 comentario:

  1. ¡Hola! Al principio me estaba recordando al Monopoly con lo que nos contabas de intentar conseguir los terrenos más rentables. Personalmente no me llama mucho la atención, pero sí que me parece una buena opción como bien señalas para enseñarle a los más peques sobre gestión de recursos y matemáticas.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar

¡Anímate a comentar!
Agradezco todos y cada uno de vuestros comentarios♥☺