jueves, 21 de mayo de 2020

Patchwork Exprés


Hoy os traigo Patchwork exprés, de la mano de Maldito Games, a quién agradezco el envío del juego.

Antes de comenzar a hablaros Patchwork Exprés, quiero poneros un poco en antecedentes. 
La versión que hoy os traigo es una versión más reducida del juego clásico porque está destinada principalmente a niños o personas mayores. Por lo que es muy parecida al juego original, pero con algunos pequeños matices que lo diferencian. A mi parecer la diferencia más importante es la duración.Debido a las piezas más grandes y el área de juego más reducida.
He jugado al Patchwork clásico (para 2 jugadores) y al Patchwork Doodle (de 1 a 6 jugadores) y esta versión mantiene toda la esencia del juego.





El juego está compuesto por:
- Tres tableros. Dos con cuadrículas para repartir entre los dos jugadores y otro central para ir moviendo las fichas.
- Piezas de botones con diferentes valores (1, 2 y 5), que serán las piezas de puntuación.
- Parches para colocar en el tablero.
- Dos peones y un marcador de posición.


Lo primero que quiero resaltar es la calidad del juego, las piezas son de cartón muy resistente. De manera que al jugarlo con niños no tenéis que preocuparos de si se romperá fácilmente. Aunque esto no quiere decir que sean irrompibles, todos los materiales requieren un cuidado.

Para jugar una partida es necesario que dispongáis de espacio suficiente, ya que el juego requiere cierto despliegue al tener que colocar todos los parches alrededor del tablero de juego.





Cómo sabéis la técnica del patchwork consiste en crear mantas a partir de relates de tela. Estos retales serán los parches que encontraremos en nuestro juego. De esta manera, utilizando nuestro tablero y cogiendo los parches del centro de la mesa que más nos interesen, crearemos nuestra manta.

Pero no todo es tan fácil como parece, no podremos coger el parche que nos apetezca. Hay que cogerlos siguiendo un orden (estará indicado por el marcador de posición y solo podremos coger una de las tres piezas siguientes al mismo) Además, tenemos que pagar por ellas botones y tiempo. La cantidad que cuesta cada pieza viene indicada sobre la misma.

Otro punto a tener en cuenta, es que tenemos que intentar que en nuestro tablero no queden huecos vacíos, porque nos penalizarán quitándonos dos puntos al final de la partida. Y lógicamente ganará el que más puntos tenga (se contabilizarán por los botones que cada uno tenga).

Por lo que podéis observar es una mecánica de lo más sencilla, en la que los jugadores deberán ir fijándose en la forma y tamaño de cada pieza para conseguir tejer su cuadrícula sin dejarse ningún hueco.

La parte que puede ser un poco 'más liosa' al principio es la de como avanzar en el tablero. El turno siempre le corresponde al jugador que va por detrás, por lo que si nuestro oponente va muy deprisa y durante dos turnos somos nosotros los últimos, tendremos dos turnos seguidos. 

El jugador en su turno podrá hacer dos jugadas:

1 Avanzar hasta situarse una casilla por delante de su adversario y ganar tantos botones como casillas avance. Si pasa por encima de un botón añadirá tantos botones como haya en su tablero.

2 Comprar un parche y colocarlo en el tablero, tras realizar esta acción deberá avanzar tantas casillas como indique el parque pero sin cobrar.¡OJO!, porque si pasa por encima de una casilla de botón si que conseguirá tantos botones como haya en su tablero.

En esta parte del juego reside otra diferencia con el clásico, ya que hay casillas vacías con parches de una casilla, cuando se pasa por encima el jugador lo podrá colocar en su tablero o descartarlo. 

Otro aspecto a tener en cuenta es que hay que pensar como gestionar los botones para ir consiguiendo el mayor número posible a lo largo de la partida.

Por lo que una vez entendida su mecánica es un juego realmente fácil de entender.



Es un juego al que pueden jugar todos los públicos, aunque yo lo recomendaría sobre todo para niños. 

Mediante Patchwork Exprés se puede trabajar la noción del espacio, la direcionalidad y la percepción visual. Es muy interesante trabajarlo a partir de la edad recomendada, 6 años, para poder trabajar la direccionalidad. Noción que a esas edades todavía no tienen muy desarrollada. Por lo que les hará pensar que piezas le vienen mejor, además al poder voltearlas para colocarlas en nuestro tablero ayudrá a que desarrollen aún más esta capacidad.

Aunque esto no quiere decir que los adultos no puedan jugar, si tienes poco tiempo y te apetece echar una partidita a algo se puede sacar perfectamente este juego.

O si tenéis una pareja o algún amigo no jugón es muy buena opción para empezar, ya que no llegarán a aburrirse. Lógicamente el Patchwork clásico al tener un tablero con más cuadrículas y unos parches más pequeños se disfruta de una manera diferente, de una manera más completa. Pero en esta versión la esencia sigue ahí.

Creo que es importante mencionar que es un juego para dos personas que funciona bien, a veces es difícil encontrar este tipo de juegos.



 


Patchwork Exprés es un juego con infinitas posibilidades para trabajar las nociones espaciales con los más pequeños. Aunque eso no quita que los adultos pensemos bastante y le demos varias vueltas para saber que pieza nos encaja mejor en nuestro tablero.

Con partidas cortas que podremos disfrutar en cualquier momento y con unas reglas de lo más sencillas. La dificultad del juego no reside en estas, sino en la elección de las piezas correctas. En las partidas que he jugado, no he conseguido rellenar el tablero entero, siempre me han quedado casillas en blanco. Por lo que aunque se lo recomiendo a niños, no quiere decir que los adultos lo vayan a tener 'chupado'. 

Un juego que está a la altura de todos los Patchwork y que me parece muy interesante para trabajar con niños y de vez en cuando echar una partida para adultos. 

Hoy voy a poner dos notas, porque dependiendo de los ojos con los que lo mire merece diferente puntuación. 

Para jugar con adultos es un juego aceptable, creo que el clásico ofrece una experiencia más completa. Por eso le doy un...




Sin embargo la nota que le doy para jugar con niños es un...



7 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Ala, este juego no lo conocía. Me parece ideal para los más pequeños.

    Gracias por la entrada.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Creo que es un juego que a mí me pilla demasiado mayor, pero creo que a mis primos pequeños les puede encantar. Gracias por la recomendación.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. Si te digo la verdad he vendo intrigadísima, pensando que se trataba de la reseña de un libro. Con lo cual descubrir que se trataba de un juego me ha decepcionado un poquito al principio. De todos modos, me parece un apirte de lo más interesante y te agadezco la recomendación, porque creo que sería un regalo estupendo.

    Mil gracias, de verdad. Un abrazo, guapa.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena reseña. La saga Patchwork está muy bien en todas sus versiones.
    Juego muy recomendable.

    ResponderEliminar
  5. Hola
    Oye pues me gusta, ya te he dicho que no tengo ningún juego, así que este me podría venir de perlas, apuntado y a ver si ya me pongo con el pichurro a sleccionar
    Un bes💕

    ResponderEliminar
  6. Ni idea de estos juegos. Por el nombre pensé que nos hablarías de manualidades jejeje. Lo tendré en cuenta. Besos

    ResponderEliminar
  7. Me parece estupenda la idea que has tenido de incluir enntu blog una sección de juegos de mesa. Muchas veces no se que regalar a mis hijas y me das muy buenas ideas.Gracias

    ResponderEliminar

¡Anímate a comentar!
Agradezco todos y cada uno de vuestros comentarios♥☺